10 consejos prácticos para construir una red de contactos

Social networkPor Ana Herranz

Nos pasamos el día escuchando y hablando (entre los que me incluyo), de la importancia del network o de tener una buena red de contactos.

Tus contactos pueden ayudarte a muchas cosas, pero sobre todo en lo que se refiere a la búsqueda de oportunidades si consideramos que el 80% de las mismas están ocultas y solo las puedes descubrir a través de tu red de contactos.

Pero dicho esto, ¿Cómo construyo una red de contactos? Ahí está el quid de la cuestión. Primero, tener una red no significa tener 1000 amigos en Facebook o en LinkedIn, porque si no les conoces tampoco te sirve de mucho.

Vamos a dar algunos consejos prácticos y sencillos, rutinas que podemos incorporar en nuestro día a día:

  1. En cada interacción que tengas con una persona, piensa cómo le podrías ayudar o complacer. Por ejemplo:
    1. Tienes una comida de trabajo y un cliente te dice que le encanta Dalí. Al día siguiente le mandas información sobre una exposición del pintor, por ejemplo.
    2. Te dice que colecciona sellos y buscas un artículo reciente que hable de numismática y le mandas el link,
    3. Etc, etc, etc
  2. Perfecciona el arte de preguntar. No nos gusta preguntar porque lo consideramos un signo de debilidad, una muestra de ignorancia. El no preguntar genera muchísimos problemas de todo tipo, porque no conocemos lo que inquieta o preocupa a nuestro interlocutor. Si preguntamos de forma abierta, franca y natural, primero demostramos un interés por la persona con la que hablamos y segundo la comprenderemos mejor y entenderemos sus problemas. El conocer el problema de alguien es una gran ventaja porque podemos intentar buscar una solución si queremos crear un impacto.
  3. Relaciónate a todos los niveles. Los que solo se relacionan con los jefes, pierden una gran ventaja, y es, que solo conocen una parte de la información. Se pierden la de los compañeros y la de los de abajo en la jerarquía (que normalmente son los que mejor conocen los problemas). Y no solo pierden información importante, sino que además entran en la categoría de “trepas”. Dícese de aquellas personas interesadas y egoístas de las que mejor alejarse.
  4. Genera contactos nuevos. Si estás interesado en el mundo de la física cuántica, por poner un ejemplo, pregunta a tu red quien conoce alguien en ese campo que te puedan presentar. Te sorprenderás
  5. Ofrece contactos. Igual que tienes que pedir contactos a tus contactos, tú haz lo mismo, contacta a gente que conoces
  6. Explora cosas nuevas. Si tu grupo de amigos se reduce a tu panda de la facultad de toda la vida, por ejemplo, al final todos los inputs que recibes del exterior son de personas que piensan y ven el mundo igual que tú. Mézclate con gente diferente, por ejemplo, visitando otros barrios, uniéndote a ONGs u organizaciones distintas. El mundo no es como tú lo ves, descubre como lo ven e interpretan otras personas o culturas. Esas conexiones te pueden dar muchos mejores resultados que las habituales porque serán generadoras de nuevas ideas.
  7. Genera conversaciones online: únete a grupos de interés en LinkedIn, comenta en un blog de alguien que te gusta como escribe, etc. Aporta, comenta, contesta. El que le digas a alguien que te ha parecido muy interesante lo que ha comentado puede generar una conversación posterior.
  8. Genera conversaciones offline: Ve y participa en eventos, conferencias del área que te interesa. Habla con la gente
  9. Organízate: Dedica un tiempo al día o a la semana a actividades de networking. Póntelo en la agenda. Como todo en la vida la constancia es algo muy importante. Y se realista, no te pongas algo que no vayas a poder cumplir pero lo que pongas hazlo: felicita por los cumpleaños, busca eventos/charlas a los que asistir mensualmente, come con alguien que hace tiempo que no ves, reconecta con antiguos compañeros de trabajo, etc…
  10. Haz inventario: Hazte una lista de contactos: antiguos compañeros de colegio, de la facultad, del master, antiguos trabajos. Si haces una lista te salen un montón de los que no sabes nada y con quien puedes reconectar.

Y sobre todo, empieza hoy, mañana es tarde. El network no se crea cuando lo necesitas, se crea cuando no necesitas nada. Es un acto de generosidad. Y las personas generosas no piden, los de alrededor están al tanto para ayudarles cuando les ven en un apuro.

Carreras

¿Vas a esperar a que te dé el infarto?

Ana Herranz

Hay  momentos en nuestras vidas en que estamos insatisfechos con nuestros trabajos. Los motivos pueden ser múltiples: nos aburre, nos consideramos mal pagados, no aguantamos al jefe, no nos motiva, en fin.. la lista puede ser interminable.

Lo pensamos y lo pensamos, le damos vueltas antes de dormirnos pero al final no hacemos nada. Como mucho recuperamos el curriculum de hace 5 años, añadimos nuestra última experiencia, entramos de vez en cuando en las webs más conocidas de búsqueda de empleo, y ya. Eso es todo. Pasan las semanas y nada se mueve.

Esto es típico, típico, típico. Todos los días lo veo

Y entonces ocurre, porque la ley de Murphy se cumple, que van y nos despiden, hay un ERE y me encuentro de patitas en la calle y  en estado de pánico. Vaya fatalidad!

¿Vas a esperar a que esto ocurra? La gestión de la carrera profesional requiere un proceso y unos hábitos que hay que incorporar en nuestras rutinas. Uno de los más importantes es crear una red de contactos. Esto no se hace de un día para otro porque crearse una reputación y una confianza cuesta, todos lo sabemos.

Lo más curioso es que tenemos trabajos donde nos desvivimos por nuestros clientes, por darles un buen servicio, sabemos que hay que cuidar al cliente, y cuando se trata de nosotros mismos no nos preocupamos por establecer una estrategia de crearnos una reputación. Ahora la gente lo llama Personal Branding, yo no quiero usar esa palabra tan manida porque para eso tenemos nuestra lengua. Y en cristiano se llama REPUTACIÓN.

¿Cómo uno se crea una reputación? Pues tampoco hay que hacer un doctorado en Física Cuántica, solo hay que acordarse de lo que hace 2 días, cuando teníamos 5 años,  nos decía nuestra madre y que es puro sentido común , que desgraciadamente es el menos común de los sentidos, si es que ya lo dice el refrán. Vamos a ello:

  1. Cada vez que alguien te haga un favor da las gracias. El hecho tan simple de dar las gracias, ya crea una relación con esa persona. Demuestra que valoras su esfuerzo, su consejo,  y le predispone positivamente hacia ti. Si lo piensas a lo largo del día hay numerosas ocasiones en que puedes hacerlo. Empieza a practicar!.
  2. Cada vez que tengas un encuentro con una persona, ponte en su lugar, piensa en sus inquietudes y como le puedes ayudar.  Seguro que se te ocurren cosas, no es nada material:  una recomendación de un libro, un artículo que leer, una exposición,  una persona que le puedas presentar, una película que ver ….Es simplemente demostrar tu interés por el otro.
  3. Comparte: no seas egoísta. El egoísmo está pasado de moda, es de retrógradas  y de cobardes. ¿qué pasa si los demás saben lo que tú o más? Pues mejor, menos mal que tienes mucho que aprender todavía. Estamos en la era en que la información está disponible en un click, incluso ya hasta la formación es gratuita. Colabora y ayuda a la expansión del conocimiento, comparte lo que sabes.
  4. Fomenta tus relaciones a todos los niveles. No seas tan mediocre de solo gestionar relaciones con tus superiores o con la gente que crees que tiene poder. Esa es una estrategia cortoplacista, no sostenible en el tiempo. Primero porque no desestimes al 95% de los mortales, que todo el mundo tiene algo que aportar y de todos podemos aprender y muchas veces para conseguir algo necesitamos a los de abajo, cuantas estrategias han fallado en su implementación por no contar con las bases. En segundo lugar porque los vericuetos de la vida son inextricables, es decir al que no haces ni caso hoy igual es tu jefe mañana
  5. Y por quinto y último lugar, en cuanto acabes de leer este post, coge el teléfono, llama a tu madre y dale las gracias por darte las claves de tu vida.

 

Carreras