aseguratuexito (1)

Igual que para los presidentes de Gobierno, los primeros 90 días en un nuevo puesto de trabajo son cruciales para nuestro éxito en el mismo. Lo son tanto, que si  no lo  hacemos bien, nos resultara complicado crecer en la organización. En esos 90 días, los demás se hacen una idea de nosotros, de si hacemos bien las cosas o mal, y esa impresión inicial va a ser determinante para conseguir influir en el resto de la organización.

Vamos a ver las 5 reglas principales a tener en cuenta:

     1. Conversación con tu jefe.

Tu jefe es la persona que más ha de confiar en ti. Una perfecta alineación con él es fundamental. Tienes que sentarte con él para:

  1. Definir los objetivos de tu puesto y los recursos de los que dispones
  2. La forma en que se van a medir esos objetivos
  3. Como ha ser tu relación con él, quiere que todo sea formal, con informes, reuniones periódicas, o es más informal y prefiere conversaciones, que le llames en cualquier momento que le necesites. Esto que parece trivial puede ser muy relevante en la relación con el jefe

    2. Aprendizaje de la Compañía y sus retos.

Por supuesto tienes que leer todo lo que puedas sobre la situación de la compañía, pero igual o más importante es que definas quienes son las personas que van a influir en tu trabajo, tus “stakeholders” y te reúnas con ellos y adoptes un modo de entrevista sistemático, haciendo a todos las mismas preguntas. Esto te permitirá determinar cuáles son las áreas en que hay discrepancias en la compañía. Incluso es bueno que hables con stakeholders externos, como  proveedores y clientes.

     3. Evaluar la situación estratégica.

Tus acciones han de ser muy diferentes dependiendo de la situación concreta de la empresa. Si la compañía está creciendo, no puedes tomar decisiones muy rápidas y duras, es necesario que analices y que introduzcas cambios cuando consigas el acuerdo de otras personas. Se requiere ser diplomático e influyente. En cambio si la compañía está decreciendo, tienes que introducir cambios y tomar decisiones rápidas para que la situación no empeore y porque ya todo el mundo sabe que es necesario cambiar, no tienes que convencer a los demás. En este caso se te pide ejecutar.

    4. Conseguir “early wins” o cambios que tengan un       rápido retorno.

Tienes que definir mejoras que den lugar a resultados rápidos. Esto es muy bueno para que desde el principio se te vea como una persona que consigue resultados para la compañía. Por supuesto los tienes que consensuar con tu jefe y no hacer cosas que no estén alineadas con los objetivos a largo plazo si no que los aceleren.

    5. Evaluar tus capacidades

Cuando empezamos un nuevo puesto o nos promocionan, tendemos a centrarnos en aquello que por nuestra experiencia y formación sabemos hacer y posponer aquello que desconocemos o no nos gusta. Tenemos que ser conscientes de ello, identificar lo que más nos va a costar y no retrasar u obviar tareas importantes

Preparad vuestro plan para los primeros 90 días cada vez que tengáis un cambio, No tiene que ser un cambio de compañía necesariamente, puede ser simplemente un cambio de área, de puesto, una promoción.

Si os interesa el tema hay un libro fantástico que os recomiendo aunque todavía  no está traducido. El autor es Michael Watkins y se llama “The First 90 Days

Y por último, nunca critiquéis a vuestros predecesores, ni es elegante, ni vais a conseguir nada.

Preparad vuestro plan de desembarco

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s