Cómo probar que eres el candidato perfecto para un trabajo

Por Ana Herranz

persuasion

Conseguir un trabajo o una promoción conlleva siempre un ejercicio de persuasión.

La primera regla de la persuasión es conocer qué es lo que le preocupa a nuestro interlocutor. Si nuestro interlocutor es una persona de Recursos Humanos en una entrevista, para prepararnos bien, vamos a pensar en aquello que está buscando:

  • Una formación para poder realizar el trabajo en cuestión
  • Una experiencia determinada y/o un potencial de aprendizaje que permita el desarrollo posterior en la compañía.
  • Unas competencias necesarias para el desempeño del trabajo, por ejemplo orientación comercial, planificación, negociación, etc.
  • Una motivación que permita al candidato ir más allá de lo que se le pide
  • Una afinidad con la cultura de la empresa para que el candidato no choque con las reglas de la organización

Las especificaciones de los 3 primeros puntos las encontramos en la oferta a la que hemos postulado, no hay que investigar mucho y tenemos que asegurarnos que nuestro interlocutor entiende que somos perfectos. Normalmente siempre habrá algún punto que no cubramos totalmente, pero no pasa nada, mientras cumplamos con el 70% de los requisitos. ¿Qué hacemos para trasmitir que cumplimos con estos requisitos?

Pues hay que usar tácticas para que el mensaje se grabe en el interlocutor. Por ejemplo, ante la primera pregunta de la entrevista de “cuéntame tu trayectoria”, podemos ser un poco originales y decir algo de este estilo: “Permítame que empiece por señalar aquellos hitos de mi carrera de los que estoy especialmente orgulloso: En mi último puesto conseguí a, b y c.”

Y casualmente a, b y c, coinciden con los puntos más importantes que se requieren para el puesto. Por supuesto cada uno tendrá que prepararse el discurso adaptándolo, pero esta es una forma de captar la atención del entrevistador que va a ver en el primer minuto que soy un candidato a valorar y le vamos a predisponer a nuestro favor.

¿Cómo demostramos nuestra motivación? Pues por ejemplo si conocemos los productos, noticias recientes de la empresa de las que podamos hacer mención en la entrevista.

Y por último el tema de la cultura. Normalmente en su web las empresas ponen cuál es su visión y sus valores que reflejan cual es la cultura de la empresa. Esta información nos va a permitir enfatizar como nosotros comulgamos con ellos. Por ejemplo si hablan de responsabilidad social, podemos mencionar actividades sociales en que hayamos participado, como ser voluntario de una ONG.

Es decir, tenemos casi toda la información para crear una historia que persuada a nuestro interlocutor. Solo hay que dedicarle un poquito de tiempo. Las entrevistas suelen ser muy standard, creedme.

Otro día hablaremos de cómo prepararse para las preguntas por competencias.

 

Carreras

No boicotees tu búsqueda de trabajo

Por Ana Herranz

influencia-gente

Cuando alguien busca trabajo, sigue el siguiente proceso:

  • Busca el ultimo CV y añade la experiencia más reciente
  • Actualiza el perfil de linkedin
  • Identifica webs de empleo
  • Empieza a mandar su CV a las ofertas que le aplican

Cuando pasan 3 meses y ve que no obtiene resultado ninguno, se empieza a poner nervioso y se pregunta, ¿será que mi perfil no interesa, ¿será que me falta formación? ¿Será que soy demasiado mayor? ¿Será que soy demasiado joven? En fin….miles de cosas, porque uno no cuadra nunca perfectamente en el perfil, siempre, aún en el mejor de los casos hay un 10-15% que es distinto. Simplemente porque las empresas son distintas. La vida misma

Llegados a este punto, lo que hace la mayoría de la gente es empezar a abrir el abanico, Bueno, pues si no me sale nada de lo mío, voy a probar con otras cosas que no me encajan tanto, o que son para perfiles más junior, pero por si acaso….

Y con el “por si acaso” estamos inundando  webs de empleo con nuestros CVs, que no le sirven de nada al reclutador porque, no nos confundamos, no nos van a llamar para algo en lo que no encajamos.

¿Qué hemos conseguido?

Que las web de empleo se estén convirtiendo más en una herramienta de “employer branding” de la empresa, que un canal de reclutamiento efectivo, porque a ver quién echa horas y horas para bucear entre cientos de CVs. Si acaso el becario de turno.  Nos hemos cargado el canal.

Y como estamos utilizando un canal que no sirve, pues no nos llaman.

Un panorama desolador llamado bucle

Y lo peor no es que no nos llamen, lo peor es que estamos de los nervios y el nivel de ansiedad sube cada día, lo cual también alimenta el bucle.

¿Qué hacemos?

  • No te pases el día delante del ordenador buscando ofertas, sal a la calle.
  • Hazte un plan de networking creando una lista de toda la gente que has conocido a lo largo de tu carrera. Retoma el contacto y sobre todo pregunta: ¿qué tal en tu sector, que tal en tu empresa? Identifica oportunidades hablando con la gente, a la vez que entras de nuevo en su radar y que sepan que estás disponible.
  • Cada vez que hables con una persona, pídele que te presente a otra.
  • Ofrécete para realizar trabajos, estudios, proyectos temporales aunque no sean remunerados. Nunca sabes lo que va a salir de ahí.
  • Busca las ONGs que te interesan y hazte voluntario. Involúcrate, participa, conoce gente nueva.
  • Identifica conferencias, charlas, eventos, del área que te interesa donde puedas conocer gente nueva.

Todas estas actividades te van a ayudar, primero y principal a que estés ocupado y a sentirte útil, y por lo tanto a reducir el nivel de ansiedad. En segundo lugar y no menos despreciable porque muchas oportunidades están ocultas, no están publicadas en ninguna web. Es información que poseen las personas que trabajan en las organizaciones.

Por tanto ¿qué hay que hacer? Estar en contacto con las personas, no con las máquinas.

Carreras

Negociación Salarial: El minuto más caro de tu vida

Por Ana Herranz

negotiation

Muchas veces no pensamos en la importancia de la parte de la negociación salarial dentro de un proceso de selección.

Para ver la relevancia que tiene voy a poner un ejemplo. Si la negociación dura 5 minutos y está en juego el salario de los próximos 7 años de tu vida (vamos a ponerlo como media que vas a estar en esa empresa) y el salario en juego son 40.000€, por ejemplo, te estás jugando 280.000€ (40.000*7). O sea que en cada minuto te estás jugando 56.000€. (por simplificar. Si sois financieros seguro que podéis calcular el valor actual neto)

¿Qué te parece? A no ser que seas un cliente asiduo del Casino, igual es el minuto más caro de tu vida. Y eso si dura 5 minutos, que en muchos casos es menos.

Vamos a ver qué puntos esenciales no puedes descuidar en una negociación:

  1. Calma, calma, calma. Nerviosos no vamos a negociar bien. ¿y cómo nos calmamos? Pues siguiendo los pasos siguientes.
  2. Preparación: No podemos ir a una negociación sin información. Lo primero es buscar información sobre:
    1. Mercado: Rangos salariales en los que se mueve mi puesto. En España por ejemplo una muy conocida y que además se presentó ayer, es la guía Salarial Hays. La podéis encontrar fácilmente en su web. También podéis utilizar http://www.Glassdoor.com . Es una web donde la gente comparte salarios y comentarios sobre el proceso de selección anónimamente para que todos tengan esa información.
    2. Descripción completa del puesto: Hay que tener clara la magnitud del puesto, es decir, si tu nivel de responsabilidad es individual, afecta a un grupo, tamaño del grupo o si afecta a toda la compañía. Asimismo la complejidad de las decisiones, si es de un área muy especializada o si abarca a varias áreas.
    3. Compañía: Tamaño (número de empleados); Países en los que opera; si está en situación de crecimiento o no
    4. Cultura: burocrática vs abierta; jerarquizada vs plana; creatividad vs normatividad, etc
    5. Políticas de Recursos Humanos: Si tienen planes de desarrollo, de formación, dirección por objetivos o no, etc

La información que obtengas del Mercado, de la Compañía, de la Cultura y de la política de Recursos Humanos te va a servir para identificar el marco en el que te mueves y la descripción del puesto para valorar dentro de ese marco, el impacto de tu rol en la compañía.

Con todo ello puedes fijar cual sería tu rango mínimo negociable, del que no vas a bajar y el máximo que consideras que se podría conseguir. Ten en cuenta que el salario base no es el único componente del salario, tienes que agregar la parte variable y el resto de compensaciones en especie como coche de empresa, tickets restaurante, seguro médico, etc.

  1. Posponer la negociación hasta el final. Es muy típico de los reclutadores comenzar con esta pregunta trampa: ¿Cuál es tu expectativa salarial? NUNCA debes contestar esa pregunta al inicio del proceso. ¿Cómo zafarse? Por ejemplo:

 “Mi expectativa es situarme en el precio de mercado, no por debajo de él. Hasta que no conozca un poco más en detalle el puesto no puedo responder a esa pregunta.  Si le parece continuamos con el proceso y abordamos este tema al final, cuando las 2 partes tengamos más conocimiento de ambos.”

Esto para alguien que está desesperado buscando trabajo le puede parecer muy agresivo, pero:

  • Recuerda que este es el minuto más caro de tu vida, no lo malgastes. Cuando estés dentro de la empresa tus posibilidades de negociación se reducen ad infinitum.
  • Si contestas y no entras en rango puedes estar descartado sin haber empezado el proceso. Caíste en la trampa
  • Si contestas, aunque entres en rango, reduces tu capacidad de negociación subsiguiente.
  • Si contestas, le estás demostrando al reclutador que tú eres la parte débil, y eso NO ES ASI. Tú le tienes que gustar a él y él te tiene que gustar a ti también.
  • Imagina que una de las características del puesto es ser un buen negociador………….Moriste antes de salir al ruedo

Insisto, la única manera de perder el miedo es prepararse bien y evaluar lo que la empresa necesita y lo que tú vas a ser capaz de aportar. Esa contribución que vas a hacer la tienes que poner en valor antes de negociar. Es como si quieres vender un piso de lujo, tiras el precio para vender rápido y luego pasas a contar todos los detalles exquisitos del piso. ¿tu crees que tienes alguna posibilidad de subir el precio? Tu jefe te despide ipso facto. Cero en negociación.

No te vendas barato. Nadie va a subir el precio por tí

Y cuando al final del proceso te vuelva a preguntar: ¿Cuáles son tus expectativas salariales?

Tú respondes: ¿es esta una oferta en firme?

En siguientes posts más…

Carreras

No me sé vender. Cómo lo hago

Por Ana Herranz

Este es un comentario super típico de la gente cuando busca nuevas oportunidades. En el espectro humano están aquellos que venden cualquier cosa, incluso algo que solo se basa en humo, los “vende humo” o “vende motos”, como se les conoce en la jerga popular, y luego están los tímidos o simplemente personas que les cuesta hablar de sí mismas.

Esto es un tema bastante cultural, en la cultura española, por ejemplo, nos cuesta mucho más hablar de nosotros mismos de lo que le puede costar a un norteamericano, que lo lleva dentro de su ADN y ejemplos de esto tenemos mil.

Para solucionarlo no se trata de forzar. Algo que no nos sale de forma natural, nunca va a ser percibido como tal. Por tanto tenemos que buscar otra estrategia.

Yo lo que le digo a la gente para superar esa barrera, es que piense, no en habilidades: buen comunicador, orientado a resultados, eficiente, resolutivo, creativo…y mil  más…sino en datos objetivos: Conseguí cerrar una negociación que aportó un crecimiento a la compañía, diseñé un proceso que ahorro 2 días de trabajo, evité el riesgo de ir a un juicio, etc.

A partir de ese listado de 5 -10 grandes hitos de tu carrera profesional, piensa en la solución que has aportado y concrétala en 1 línea: Ejemplos:

  • He ayudado a generar nuevos negocios rentables
  • He ayudado a ahorrar costes mediante el rediseño de procesos
  • He conseguido cerrar negociaciones exitosas y duraderas

Con este ejercicio tan simple, acabo de preparar mi Propuesta de Valor, que es aquello que yo aporto como profesional a una organización, que al final es lo que importa.

Bien, ya tenemos la materia prima, ahora vamos a “paquetizarla”. Para ello vamos a utilizar lo que se llama el “Elevator Pitch” o discurso del ascensor en traducción literal y discurso de venta en traducción más libre.

TheElevatorPitch-s

La denominación viene del entorno emprendedor. Es el discurso que un emprendedor prepara para conseguir financiación para su proyecto. Y se llama discurso del ascensor porque si te encuentras con el inversor de tu vida en un ascensor, para no perder esa oportunidad única tendrías que tener un discurso impactante que le llame la atención en un corto espacio de tiempo.

Esta situación se ha asimilado al que busca nuevas oportunidades. Si coincides en un evento con un Directivo de Google, que es la empresa de tus sueños, qué le dices que llame su atención.

En nuestro discurso necesitamos 3 ingredientes:

  • Conocimientos (que sé)
  • Solución (qué consigo)
  • Motivación (qué quiero)

La parte de solución, lo que soy capaz de conseguir, lo que aporto, es nuestra propuesta de valor, tengo que añadirle qué es lo que sé, es decir nuestra formación, y qué es lo que me motiva, es decir lo qué me empuja a conseguir cosas.

Como esto es un discurso breve, no podemos soltar una parrafada como un papagayo, no sería natural. Para hacerlo natural, tenemos que usar la técnica del storytelling, Tienes que crear una historia.

Lo mejor es poner un ejemplo de lo que podría ser el discurso si yo soy un Informatico que quiero trabajar en Google:

“Buenos días, Mr. Jones, me ha encantado escucharle en la conferencia, he venido aquí, casi que por tener el placer de oírle en persona. Me apasiona Google, creo que es una empresa que inició una nueva era, yo estudié informática para entender mejor lo que había hecho y por eso me fue tan bien, sacando unas excelentes notas. Además como he hecho muchas pruebas con una web que tengo para descubrir cómo funciona el algoritmo de búsqueda, enseguida encontré un trabajo de consultoría en SEO. Mis clientes me adoran, he conseguido incrementos de tráfico a la web de un 100% en menos de una semana y no dejo de investigar para ayudarles a crecer. Muchas veces les propongo cosas para su venta que ni siquiera habían pensado. Soy embajador de Google allá donde voy. Ahora quiero buscar nuevos retos y ya puede imaginar cual sería mi sueño..trabajar en Google. ¿Hay algo que usted me pudiera recomendar, Mr. Jones, para conseguirlo?”

Este discurso dura apenas 30 segundos. ¿Y que he dicho?: que he sido un estudiante excelente (conocimiento), que soy un crack de vendedor (solución), que me apasiona la empresa (motivación).

Además después de soltar este Pitch, acabamos preguntando a nuestro interlocutor por alguna recomendación. Esto es una encerrona en sentido estricto. Después de esta pasión por la empresa, o nos tiene que dejar su tarjeta para que le llamemos más tarde, o algo….

En fin, no quiero decir que esto sea fácil, cada uno tiene que encontrar su historia, escribirla y ensayarla para que salga de manera natural. Este discurso está muy focalizado a Google, pero puede ser más general, sin hacer mención de una empresa concreta. Lo importante es tener nuestros ingredientes y luego jugar con ellos y adaptarlos en función de la situación.

 

Carreras

Buscar Trabajo. Entrevistas informativas. Paso 3: ¿Qué pregunto?

question-mark

Siguiendo los dos post anteriores donde hemos identificado a nuestros contactos y hemos conseguido que acepten una breve reunión o conversación, en este post vamos a ver qué tipo de preguntas hemos de hacer.

A tener en cuenta antes del encuentro:

  • Tiempo. No podemos faltar a nuestra palabra e intentar rebasar el tiempo establecido. Hemos dicho que queríamos 20 minutos de su tiempo y tenemos que intentar que así sea. Es decir a los 20 minutos, podemos hacer un inciso y decir, “ya llevamos 20 minutos, a no ser que puedas quedarte unos minutos más, no me gustaría abusar de tu tiempo”. Es decir, que sea tu interlocutor el que rebase el tiempo, no tú.
  • Planificación: Es mejor que nos hagamos un esquema de las preguntas que queremos hacer. No se trata de ir como un autómata pero al menos tener una guía
  • Información básica. No puedes perder esos preciosos 20 minutos preguntando algo que es fácilmente encontrable en la web. Te lo tienes que haber mirado antes.

Bien, ha llegado el encuentro. Piensa que antes de que tu empieces a preguntar te van a preguntar a ti o te vas a tener que presentar. Este es el momento en el que tienes que tener preparado un discurso de 2 minutos “vendiéndote”.

“como te comenté estudié ADE en la Complutense y la verdad es que descubrí un mundo nuevo con las asignaturas de Marketing, me fascina todo lo que tiene que ver, primero con detectar las necesidades de la gente, que no es tan obvio como parece, y luego con hacerles ver algo que quieren pero que igual todavía ni ellos mismos habían racionalizado. Total, que al final acabo leyendo de Neuromarketing, Psicología, Comunicación, Técnicas de venta, me apasiona leer sobre el tema e ir a todas las conferencias y eventos que puedo….”

Este mini discurso dura unos escasos 20 segundos, es decir todavía puedes alargarlo un poco más. Pero simplemente con esto, estás diciendo, que te apasiona el proceso de cómo descubrir y vender productos adaptados a las necesidades del cliente, es decir la esencia misma del marketing y que estás al día en todo lo relacionado con el tema.

Después de esta fase introductoria, vamos a hacer un esquema de las preguntas a realizar:

Si interiorizas este esquema y lo sigues, te va a resultar cada vez más fácil y natural este proceso de entrevistas y lo vas a acabar haciendo con mucha gente con la que te tropieces en tu día a día.

1. Preguntas sobre tendencias: (Están dirigidas a que el interlocutor se sienta un “gurú”)

¿Cuáles son las tendencias que más están impactando en marketing en estos momentos?

¿Cómo crees que va a evolucionar en el futuro?

¿Cuál es ahora el reto más grande dentro de esta área?

2. Preguntas sobre punto de vista personal: (están dirigidas a mostrar un genuino interés por nuestro interlocutor):

¿Qué parte de tu trabajo es la que más te gusta?

¿Qué es lo que menos te gusta?

¿Qué habilidades crees que son las más importantes para tener éxito en Marketing?

3. Preguntas para pedir consejo: (están dirigidas a convertir al interlocutor de simple consejero a mentor):

¿Qué me aconsejarías hacer si quisiera un puesto de Market Research en una empresa de gran consumo? (esta pregunta pretende buscar una repuesta del tipo: “dame tu CV” o “te voy a presentar a mi colega XX”)

¿Si consiguiera un trabajo, que me aconsejarías tener en cuenta durante los primeros meses?

¿hay algo que te hubiera gustado saber a mi edad que aprendiste después?

Y ya está, algo así de sencillo, a lo que finalmente añadir tu agradecimiento y decirle a la persona que le mantendrás al tanto de tu evolución. Eso te permitirá contactarla de nuevo y mantenerte en su radar.

Este es el esquema básico, puedes añadir preguntas de cada categoría. (este esquema está basado en el libro de Steve Dalton: “The 2-hour Job Search”, que te invito a leer)

¿Qué has conseguido? :

  • Conocer las tendencias del mercado
  • Conocer los retos que tiene la empresa y que pocos candidatos más conocen
  • Tener más claro si es este es un trabajo y una empresa que te encajan
  • Que esta persona te conozca y entrar en su radar.
  • Que esta persona te pida el CV y te recomiende

Estas entrevistas tienes que llevarlas a cabo con contactos de Empresas que te interesen, y obligatoriamente cuando veas un puesto publicado en alguna web. No te puedes limitar a mandar tu CV online. Eso no da resultado. Tienes que buscar gente en tu red con quien mantener esta conversación, es la única manera de salir del “agujero negro” de los 300 candidatos que se apuntan online a una vacante.

Carreras

Buscar trabajo: entrevistas informativas. Paso 2: Como conseguir que nos lean y respondan

Por Ana Herranz

Talking

En el post anterior introdujimos el concepto de entrevistas informativas, táctica que nos ha de servir para mejorar la efectividad de nuestra búsqueda de oportunidades.

Hoy en día aplicar online a puestos de trabajo tiene una escasa probabilidad de éxito y utilizar esta técnica nos sirve para aumentar esas posibilidades. Como decía Einstein hacer siempre lo mismo no te va a dar resultados diferentes. Hay que introducir cambios en nuestra forma de buscar.

Por tanto, tenemos identificadas personas con las que contactar. ¿Qué mensaje tenemos que enviar? No olvidemos que el objetivo es conseguir una charla de 20 o 30 minutos con una persona. Reglas a seguir:

  1. Medio: Email (si lo tenemos) o a través de LinkedIn. Si la persona no es contacto nuestro, personalizamos el texto siguiendo las reglas siguientes.
  2. Asunto: Vivimos en la era de la sobre información, la primera tarea al llegar al trabajo es borrar del inbox todo aquello que no nos interesa. Por tanto, el primer obstáculo es conseguir no pasar a la papelera. Es importante:
    1. Como tu nombre lo desconoce el interlocutor, intenta poner cual es la relación que te une a él.
    2. Pide consejo.

Algunos ejemplos:

Si es un contacto de tu Universidad: “Antiguo alumno de periodismo de la complutense buscando consejo”

Si tienes un contacto común: “Amigo de Luis Diaz pidiendo consejo”

Si has leído un artículo suyo: En relación a su artículo XXXXX del 17 de Septiembre. (Aquí como estamos alimentando el ego del interlocutor, no sería necesario incluir lo de buscando consejo)

Si has coincidido en una conferencia: Conferencia sobre Innovación en el hotel xxx el 17 de Septiembre”

  1. Contenido: Directo y al grano. Hoy en día nuestra atención leyendo mails según algunos estudios se reduce a 8 segundos. Ni sueñes con soltar la parrafada de tu vida y milagros. Al grano.

Ejemplos:

Estimado Carlos,

Soy antigua alumna de ADE de la Complutense donde he visto que tú también estudiaste.

Me encantaría poder hablar contigo 20 minutos y pedirte consejo sobre tu experiencia en Microsoft ya que estoy muy interesada en el sector de tecnología y en el área de Marketing y estoy buscando información relevante de personas con tu experiencia para ir un poco más allá de lo que ya he leído en la web.

Ya imagino lo apretada que es tu agenda, si me dices día, hora y un teléfono de contacto, te llamo y por supuesto, me comprometo a no pasar de los 20 minutos. Si quieres ver mi trayectoria está disponible en linkedIn.

Muchísimas gracias

Análisis del texto:

  • Primero identifico cual es el nexo que nos une
  • Pido consejo. Esto es muy importante. A la gente le gusta sentirse alagada y experta y además le gusta ayudar a la gente. Es un sentimiento que nos reconforta
  • Tiempo: Marco un tiempo y luego refuerzo que no me voy a salir de él. A la gente no le gusta perder el tiempo y 20 minutos es algo que no parece nada excesivo.

(Tanto el consejo como el tiempo son 2 reglas a las que nos estamos comprometiendo que no podemos quebrar después.)

  • No menciono la búsqueda de trabajo. Es obvio que esta táctica es para buscar oportunidades pero no hace falta decirlo
  • No me cierro a Microsoft y amplio al sector de tecnología. Para evitar respuestas tipo “lo siento en Microsoft no buscamos a nadie con tu perfil)
  • Indico que ya he buscado e investigado por mi cuenta. Esto muestra mi motivación, mi iniciativa y que soy una persona que va más allá del comportamiento standard.
  • No gasto espacio contando mi vida. Está en linkedIn. (por supuesto tenemos que tener un buen perfil antes de iniciar este proceso)
  • Pides una respuesta de día y hora para llamar. Esto en España puede resultar agresivo, pero yo recomiendo hacerlo por 2 razones fundamentales, la primera te estás mostrando como una persona con iniciativa y que se atreve a hacer cosas que otros no, y por otro, si no te contestan en un par de días, ya sabes que esta persona no va a ayudar, y pasas a la siguiente de la lista.

Esto es una cuestión de probabilidad. Te van a contestar un 20% de las personas que contactes. Así que ya sabes que para hablar con 4 pues tienes que contactar a 20.

Hay gente que contacta 3 o 4 personas y si no le contestan desiste. Pues no, no te puedes parar tan pronto.

Yo creo que lo más importante son las primeras 2 líneas. Si te trabajas el nexo entre esa persona y tú, tendrás más éxito. Es decir intenta buscar gente donde tengas un conocido común y que puedas mencionar a esa persona por ejemplo, si te ha dado permiso previo.

Ponte a ello, como decía al principio, (como decía Einstein más bien) haciendo lo mismo de siempre no vas a mejorar los resultados. No te de vergüenza, no pasa nada, ni estás siendo irrespetuoso, ni incorrecto, ni rompiendo ninguna regla de etiqueta.

Y en el proximo post veremos el contenido de la entrevista.

Hasta pronto!

Carreras

Cómo buscar trabajo sin que se entere tu jefe

Por Ana Herranz

boss21

Buscar trabajo teniendo otro trabajo tiene sus ventajas como no tener que explicar por qué estás sin trabajo, por ejemplo. O si no te sale lo que buscas, sigues con lo que tienes.Pero también tiene sus inconvenientes:

  1. Se puede enterar tu jefe
  2. No le pones el empeño necesario

El primero te puede crear un problema en el trabajo y el segundo te lleva a la procrastinación constante.

Vamos a ver algunos trucos que nos ayuden a evitar tales situaciones. Vamos con los consejos para que no se entere tu jefe:

  • LinkedIn: Si nunca entras en LinkedIn y de repente empiezas a cambiar cosas, pues igual tu jefe lo ve. Puedes hacer 2 cosas, empezar a crear una rutina de añadir contactos, compartir información con tu red, actualizar el perfil de forma regular, es decir que no haya un cambio súbito, hazlo de forma progresiva. También hay una opción en los ajustes (botón de arriba a la derecha donde sale tu foto) que es recomendable utilizar: escoge en el desplegable: Manage your Account y busca la opción “Turn on/off your activity broadcast” . si lo pones en off NO se mandará el típico email que llega a todos tus contactos con los cambios.
  • Redes sociales: No pienses solo en LinkedIn. No hagas ningún comentario al respecto en otros sitios , como Facebook o Twitter. La información puede llegar a gente que no quieres.
  • No utilices el correo de la empresa para hablar con otras empresas
  • Intenta no llamar desde el teléfono de trabajo. Utiliza tu móvil y sal de la oficina un momento para hablar.
  • Intenta concertar entrevistas a primera hora de la mañana o última de la tarde
  • Ten cuidado con mandar tu CV a webs donde no se sabe que empresa es, podría ser la tuya.
  • No puedes utilizar contactos de tu empresa, a no ser que sean de mucha confianza, como clientes, proveedores, etc.

Evitar la procrastinación:

  • Planifícate. El éxito de una buena búsqueda depende mucho de una adecuada organización y planificación. Es necesario que lo hagas. Sé realista, si solo le puedes dedicar 3 horas a la semana, ok, pero esas 3 horas las tienes que cumplir. Póntelo en la Agenda. El tener trabajo juega en tu contra porque no tienes urgencia y es super típico la gente que se pone a rachas y no da continuidad. Si no lo haces siempre estás en el punto 0.
  • Establece tareas concretas. Haz una lista de actividades que tienes que realizar, que no sean demasiado genéricas sino muy concretas. Llamar a X, escribir a Y
  • A cada acción que realices hazle un seguimiento: volver a llamar a X si no me contestó, identificar otro contacto si no consigo hablar con Y; mandar un mail de agradecimiento a Z con quien hablé ayer. El seguimiento es clave para el éxito. Recuérdatelo a ti mismo apuntando en la agenda las acciones de seguimiento

 El caso es que en nuestros trabajos nos planificamos y para la gestión de algo tan importante como nuestra carrera somos un pequeño desastre. Hay que cambiar el chip, la gestión de nuestra carrera es mucho más importante que muchas de las actividades que hacemos cada día. Concienciémonos.

Carreras

¿Por qué es importante tener un buen perfil en LinkedIn?

Por Ana Herranz

Todos los días veo gente que lo primero que me cuenta es, “vengo a verte porque no hago más que mandar CVs y no me llaman para nada, no sé qué es lo que pasa”.

Pues lo que pasa es que has entrado en el “agujero negro”. Dícese de aquel lugar en que hay otros mil candidatos que han hecho exactamente lo mismo que tú. Y el que mira dentro del agujero para buscar, no encuentra nada dentro de esa masa informe. Como no encuentra nada tiene que buscar en otro sitio.

Y casi con toda probabilidad va a hacer una búsqueda en LinkedIn. Es fácil, cómodo, barato y sobre todo rapidísimo. Sin ni siquiera pagar nada, cualquiera puede hacer una búsqueda avanzada y si ha descubierto las ventajas de la herramienta igual el Departamento de Selección de turno ha comparado una licencia de “linkedin recruiter”, que les permite hacer búsquedas más sofisticadas, crear carpetas, categorizar a los candidatos, poner comentarios…
Por tanto hoy en día es imprescindible tener un buen perfil en la herramienta y no solo si buscas nuevas oportunidades, si no las buscas también. Uno ha de estar visible, nunca se sabe..

linkedinjobhunt

¿Qué es tener un buen perfil? Significa dos cosas:

1.- Ser encontrable: Salir en las búsquedas que queremos salir. Es decir, si yo quiero ser Director   Comercial, aparecer en aquellas búsquedas que haya de Directores Comerciales.
2.- Tener una buena marca personal y demostrar que tú eres el mejor candidato.

Voy a daros algunos varios consejos útiles:

1. Hacerte el SEO de tu perfil: es decir optimizarlo para las búsquedas. Para ello necesitas determinar cuáles son los keywords, las palabras clave que la gente usa para hacer las búsquedas. Un truco para identificar keywords es analizar descripciones de puesto de tu puesto objetivo
2. Repetir las palabras clave a lo largo del perfil:
a. Tenerlas en el headline
b. En los títulos de los puestos (si es posible)
c. A lo largo del texto
d. En la sección de skills y endorsements de los mismos

3. Aparte de las keywords genéricas, identifica aquellas de tu nicho de experiencia o conocimiento, “long tail keywords”. Es muy importante porque quien hace la búsqueda va a poner algo específico para reducir el filtrado

4. Añade una buena foto. Los perfiles sin foto se ven mucho menos

5. Añadir otras secciones, como publicaciones, intereses, proyectos que digan algo más de ti de lo que dice un curriculum

6. Unirse a grupos de interés y participar, generar conversaciones que te permitan conocer a otras personas que trabajan en tu sector/función de interés

7. Comparte artículos con tu network sobre el tema del que quieres que se te conozca,

8. Busca en la base de datos de antiguos alumnos de tu Universidad. Es muy fácil, tienes que entrar en el menú en Red o Connections y ahí en Buscar Antiguos Alumnos o Find Alumni.

9. Y si tienes tiempo y ganas, escribe un blog y comparte todo lo que escribas con tu red. Hoy en día todos podemos hacernos publicidad si tenemos algo de lo que hablar.

10. Si alguien te contacta y le puedes ayudar, hazlo.

Empieza ya!

Carreras

¿Qué te falta por saber de ti?

Arantza Ríos

Está demostrado que el éxito que alcance una persona depende del nivel de Autoconocimiento de sí mismo que tenga.

En los procesos de coaching, las primeras sesiones siempre las dedicamos al autoconocimiento. ¿Por qué? Porque para mejorar y conseguir un determinado objetivo o resultado, lo primero que hay que saber es cómo soy yo, para a partir de aquí, ver qué puedo hacer para conseguir lo que me falta y cómo me puedo apoyar en lo que tengo para conseguir mi objetivo.

Proyecto-de-Vida-autoconocimiento1

Hay personas que se sienten insatisfechas en su vida profesional y personal por falta de autoconocimiento. Los motivos que les han podido llevar a esta situación son varios: desconocen cuáles son sus puntos ciegos (no son conscientes de lo que no saben), actúan de forma pasiva con su desarrollo profesional y personal, se apoyan demasiado en sus puntos fuertes, tienen áreas importantes de desarrollo no identificadas, etc.

A continuación te indico diez razones por las que deberías conocerte a ti mismo:

  1. Para poder saber en qué entornos profesionales encajas, y por lo tanto puedes trabajar satisfactoriamente, y en cuáles no.
  2. Para saber en qué eres bueno y malo profesionalmente
  3. Para saber qué habilidades tienes y cuales te faltan
  4. Para saber si trabajas mejor de forma individual o colectiva
  5. Para saber qué trabajos sabes hacer y cuales no
  6. Para saber gestionar tu vida personal y profesional
  7. Para gestionar mejor tus emociones
  8. Para saber cómo tu forma de ser influye en los demás
  9. Para conocer cómo tu forma de trabajar afecta a tus relaciones
  10. Para mejorar tus puntos débiles

 Y todo ello te servirá para ser mejor persona y profesional y tener éxito en las decisiones que tomes respecto a tu vida.

¿Cómo puedo mejorar mi autoconocimiento?

Si me preguntáis por la Autoevaluación como herramienta de autoconocimiento, os la desaconsejo porque evaluarse a uno mismo, generalmente conduce a engaño, porque nos vemos mejor de lo que somos.

Podéis utilizar la Autobiografía, esto es, escribir en una hoja vuestra vida personal y profesional. El hecho de pararte a pensar sobre lo que te ha sucedido en el pasado, cómo actuaste en las distintas situaciones y que consecuencias o resultados tuvo, te ayuda a tomar decisiones.

En mi opinión, preguntar a los demás, esto es, pedir feedback es la mejor manera de descubrirse así mismo. En al post de este blog titulado “Soy otro desde que recibí feedback” menciono una herramienta que utilizamos los Coachs, con mucho éxito en los procesos de coaching, para que los coachees ò clientes reciban feedback de su entorno laboral y personal: Mi Imagen Pública.

Recuerdo un cliente que cuando comenzamos el proceso de coaching me dijo que uno de los cambios que quería conseguir era mejorar la relación con su equipo. Cuando les pidió que le ayudarán a confeccionar su imagen pública, se dio cuenta de que el equipo lo tenía en muy alta consideración, lo veían como un jefe cercano, que les apoyaba, con el que podían hablar, sin embargo lo que si destacaban como debilidad era que les dedicaba poco tiempo. Esta información le sorprendió gratamente y le ayudo mucho a redefinir su objetivo.

En mi caso, las herramientas de autoconocimiento me han ayudado a entender por qué me siento tan incómoda ante determinadas situaciones o relaciones personales y laborales, qué escenarios me producen un nivel de stress altísimo, en que entornos prefiero para trabajar. El ser consciente de todo esto me ayuda a entender y gestionar mejor mis emociones y a sentirme más satisfecha en mi vida personal y profesional.

Coaching

Las 2 claves del éxito en nuestra búsqueda de trabajo

successPor Ana Herranz

Esta semana he tenido la oportunidad de escuchar de nuevo a Daniel Porot, pionero en el área de “Career Design and Job Hunting”. Siempre que puedo intento estar en alguna de sus charlas porque es brillante y es un placer aprender de él. De todo lo que hay escrito sobre gestión de carrera, hay poco que no haya sido dicho antes por él.

Hoy contaba en clase a los alumnos cuales eran las dos claves del éxito en la búsqueda de oportunidades:

  1. Establecer un objetivo específico
  2. Identificar y relacionarse con la persona adecuada.

Vamos a elaborar un poco estos dos puntos:

El primero se refiere, contrariamente al saber popular, a que cuanto más específico sea nuestro objetivo mejor. Digo que contrariamente al saber popular, porque casi todo el mundo piensa que mejor no mojarse y mostrarse como alguien que vale para todo: para el marketing, para las finanzas, para los recursos humanos…. Muy típico de los MBAs que han estudiado un poco de todo). Todo ello con el objetivo de no perder oportunidades.

Esta es una gran falacia, porque el que busca, no busca a alguien que sepa hacer de todo, busca a alguien que sepa de algo muy concreto. Si no, dentro de las empresas no existirían los departamentos ni las funciones, sería todo uno, donde todos hicieran de todo. Como este no es el caso tenemos que identificar el nicho que nos interesa: De 5 a 15 compañías para un campo específico.

Por ejemplo: Consultoría de marketing digital en el área de Madrid

Determinado el objetivo, la tarea más importante es identificar gente que trabaje en esas empresas y entrar en contacto con ellas. NO con el Responsable de selección. Con consultores que podrían ser compañeros nuestros. Para entablar estas relaciones tenemos que desplegar todas nuestra habilidades de networking y establecer un diálogo que nos permita extraer información de: qué hacen, qué retos tienen, que es lo que más les gusta de su trabajo, que es lo que menos. Lo que llamamos entrevistas informativas. La clave fundamental es descubrir cuál es el mayor problema con el que se encuentran de forma que podamos elaborar un discurso como expertos en solucionar ese problema.

Pongamos un ejemplo: Al hablar con la gente descubrís que el reto para este año de la compañía X es mejorar la rentabilidad de los clientes porque con la crisis se han bajado mucho los precios y asimismo la rentabilidad. Con esta información ya sabemos de qué tenemos que hablar: de todas aquellas ocasiones en que hemos sido capaces de renegociar precios al alza, reducir costes comerciales, etc.

Con esta información, procedemos al segundo punto: identificar a la persona adecuada. Esta persona es la que tiene capacidad de contratarnos, que no es recursos humanos, que es solo un intermediario, sino el que sería mi jefe. ¿Cómo llamo su atención? Pues muy fácil porque como ya se lo que le quita el sueño por la noche, que es mejorar la rentabilidad de sus clientes, con mi discurso customizado a la solución de este problema, tengo bastantes probabilidades de que me haga caso, porque no soy uno cualquiera que le escribe, sino que estoy ofreciendo una solución o alivio a sus problemas.

Por supuesto, todos estos pasos son una tarea laboriosa. Por eso no podemos hacerlo de forma masiva. Pero es la única manera de no ser un grano de arena en la inmensidad del océano, comprado y vendido a precio de commodity, sino que brillaremos con luz propia en mitad de esa inmensidad indiferenciada

Carreras