O cuando la angustia no nos deja vivir y encima no depende de nosotros

Por Victoria Gimeno

A veces, me encuentro con personas que sufren una ansiedad terrible casi siempre producida por diferentes situaciones generadas por terceras personas, un jefe, un padre, un hijo, un marido, …. Es una  ansiedad que, básicamente, les impide actuar y además les genera una serie de reacciones fisiológicas que afectan negativamente a su salud.

Para ellos es muy difícil hablar de ello,  y poner nombre a los sentimientos y pensamientos que se generan entorno a esa situación. Por supuesto también, les es difícil encontrar y decir las causas que desatan esa emoción de ansiedad, e incluso tomar conciencia de que el solo hecho de recordar el motivo, ya desata la ansiedad en ellos. Viven en esa línea en la que, por una causa externa a ellos, se pueden caer y no son capaces de levantarse porque se bloquean.

El proceso que seguimos en el coaching con una situación como esta, es profundizar en esta emoción, llegar a la raíz de qué es lo que la produce, desnudar el motivo que muchas veces se disfraza, y desde ahí hacer que nuestro coachee tome conciencia  exacta del hecho que desata su ansiedad y de cómo se manifiesta,  además le pedimos que nos indique en que parte del cuerpo se encuentra, y en muchos casos hasta le pedimos que nos la dibuje. Buscamos su conocimiento total.

Desde ahí trabajamos en” el para qué” le sirve, vemos cómo le gustaría reaccionar ante esa situación y qué puede hacer él para reaccionar de esta manera.

La ansiedad es una emoción perniciosa, pero como emoción que es, se puede sustituir por otra emoción. Si el resultado de este proceso, que acabo de describir,  es que no podemos luchar contra ello, porque no depende de nosotros, entonces cambiemos esta emoción por la de aceptación, aceptémoslo. Aceptar no significa resignarse, ya que en este caso, nos convertimos en una víctima; sino  ser conscientes de que no podemos luchar contra ello, que tenemos que permitir que viva con nosotros, y que fluya como otros eventos positivos de nuestra vida, y que todo ello este en equilibrio.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s