Dar por hecho impide la comunicación

¿Para qué das por hecho?

“Dar por hecho” nos bloquea y nos impide actuar

Por Victoria Gimeno

Hablamos muchas veces de las creencias que tenemos sobre nosotros mismos, y sabemos que algunas nos limitan y nos impiden dar un paso adelante porque estamos seguros de que no vamos a poder enfrentarnos a una determinada situación; también hablamos de las creencias que nos empoderan y que nos dan tanta seguridad que somos capaces de cualquier cosa.

Pero hoy, no voy a hablar sobre las creencias que tenemos de nosotros mismos, sino de las que tenemos sobre los demás. Estas creencias pueden ser igual de limitantes o poderosas que las nuestras.

Coaching Sin categoría

Tus logros son tu palanca, celébralos

Por Arantza Ríos

Por las felicitaciones que he recibido en los últimos días, me da la sensación de que todo el mundo se ha puesto de acuerdo en dar rápidamente carpetazo a este año que acabamos de terminar.

Concretamente, me llamó la atención esta felicitación de un amigo: “Año nuevo vida nueva. Lo pasado pisado, lo bueno guardado, lo malo aplastado”

Coaching

El futuro será de los freelancers

Ana Herranz

freelancers

El mundo ha cambiado, queramos o no.

Quejarnos por la nueva situación y, como decía un amigo mío, echar la culpa al “empedrao”, no sirve de mucho, solo para hacernos perder el tiempo.

Por tanto, como ya dijo Darwin, el que mejor se adapta es el que más posibilidades de sobrevivir tiene.

Coaching
La timidez se vence

LA TIMIDEZ NO LLEVA A NADA

Por Victoria Gimeno

¿Qué hace un tímido en una sociedad en la que importa sobresalir sobre el resto de la gente?  ¿Qué importa más, lo que eres o lo que vendes que eres?

La timidez tiene mucho que ver con la autoestima,  con el perfeccionísmo y  auto exigencia y con el miedo. También está muy relacionada con las etiquetas que nos han puesto de niños. Pero es que todos estos ingredientes, a su vez, son como redes que se comunican y auto alimentan unos a otros.

Un tímido tiene miedo a exponerse a los demás porque los demás le pueden juzgar, rechazar o menospreciar. Imaginad lo que significa esto en un proceso de búsqueda de trabajo o de cambio de trabajo, donde tienes que mostrarte, donde te miran con lupa para ver si encajas en sus  posiciones.

Además de sentir miedo, el tímido es inseguro, le falta autoestima, por lo que ante los demás se contrae. Es más, puede que sea más capaz que otros de llevar a cabo un cometido, pero al sentirse inferior, no lo hará o lo hará peor.

El hecho de sentirse juzgado, le lleva a ser muy exigente consigo mismo, a querer hacer todo perfecto y como ya sabemos y lo hemos leído muchas veces en el blog de Ava, la perfección no existe por lo que el tímido puede caer fácilmente en la frustración, y  para evitarlo no sale de su muro que le separa del mundo y no acomete nuevas empresas.

En definitiva, al tímido le falta una de las características que conforman la inteligencia emocional, la habilidad social.  Sin esta habilidad, desenvolverte en esta sociedad se hace sino imposible, si difícil.

Se ha escrito mucho sobre si con la timidez se nace o se hace, aunque no hay consenso, sí que es verdad que los demás pueden influir en ello, poniéndonos etiquetas, y haciéndonos sentir vergüenza en experiencias pasadas.

Pero también, la timidez se vence. Es importante reconocerla, acotarla, esto es, analizar en qué situaciones la padecemos, aceptarla. Como todas las emociones, su carga se reduce cuando se conoce. Es importante adquirir hábitos que rompan la coraza que hemos construido frente a los demás, obligarnos a relacionarnos, siguiendo unas pautas. Creo que entrenarse en la improvisación y ver que no pasa nada, ayuda también a vencerla.

Por último, estoy segura de que muchos de vosotros estaréis pensando que sois tímidos, y es que lo sois, porque el mundo está lleno de tímidos, en mayor o menor grado, algunos dando conferencias a grandes auditorios o conciertos de piano, o actuando en un teatro. La diferencia, es que algunos lo habéis trabajado más y no lo aparentáis.

La timidez no lleva a nada, ¿para qué no le plantas cara?

 

Coaching

Recupera las tardes de charla con amigos

La importancia de compartir lo que uno lleva dentro

Por Arantza Ríos

Al despedirnos de una velada con amigos, me decía uno de ellos: “qué bien haber podido pasar la tarde juntos, relajados, charlando de la vida…”

Y me quedé pensando porque recientemente había leído en el periódico “El país” un artículo titulado: ¿Qué nos hace más felices: tener tiempo o dinero? En el que Gilbert, mencionaba “el charlar”, entre una de las cuatro actividades cotidianas que más felicidad aportan. Las otras tres son: practicar sexo, hacer ejercicio y escuchar música.

Coaching

¿Cómo haces las cosas con sacrificio o con pasión?

Arantza Ríos

Recientemente he descubierto una forma alternativa a “afrontar la vida con sacrificio”, que es: “vivirla con pasión”.

El otro día, al escuchar a Miriam Ortiz de Zárate, coach y autora del libro NO ES LO MISMO, establecer la distinción lingüística entre las palabras sacrificio y pasión, me vi totalmente reflejada.

Coaching

Para ser feliz hay que tener mala memoria

Muchas veces el futuro nos vuelve a poner frente a las mismas personas del pasado

Por Victoria Gimeno

Hoy me he acordado mucho de un querido amigo que me aconsejo una vez  que hay que tener mala memoria. Estaba yo muy enfadada y triste por una mala jugada y pensaba que no lo olvidaría en la vida, afortunadamente ya no me acuerdo ni de qué pasó por lo que no lo puedo describir, pero si recuerdo las emociones que me embargaron de tristeza, rabia, ira, soledad… es decir ninguna positiva. 

Coaching

Enfrentarse a un pesimista

El enemigo está dentro

Por Victoria Gimeno

Cuando entra un pesimista en mis procesos de coaching, ya sé que lo hace con la absoluta convicción de que no le va a servir para nada. Cuando en la primera sesión analizo con él sus creencias, veo claramente que su autoestima esta por los suelos, que no tiene fe ni confianza en sí mismo, ni en su presente ni futuro. Su realidad es de color gris, o mejor dicho, su interpretación de la realidad.

Este pesimismo, que le genera gran stress y ansiedad, se convierte en una barrera que tengo que quitar ladrillo a ladrillo porque, en general, el pesimismo empieza como  una emoción, pero si se prolonga acaba siendo un estado de ánimo,  en concreto una depresión. En ese ladrillo a ladrillo analizamos todas sus creencias una a una, que suelen ser, yo no puedo, no me van a coger, va a ser un fracaso, al final la gente es como es…

memodraw_jpeg_20161017_120746_Y lo peor de todo es que, si no hacen algo para evitarlo, es verdad que “tienen razón”, como hemos escrito en este blog mil veces, en palabras de Henry Ford, Tanto si crees que puedes como si crees que no puedes, estás en lo cierto.

Además de sus creencias, analizamos sus habilidades,  seguro que algo han hecho bien en su pasado. Así que vamos a sus logros y a lo que subyace en ellos que les han conducido a su consecución.

A veces,  vamos a sus sistemas, a la conexión que hay entre ellos y todos los grupos sociales con los que se relaciona, familia, trabajo, diferentes núcleos de amigos…  Y aquí entro en sus diálogos, no solo los que mantiene con el resto de las personas, sino sobre todo consigo mismo, en su autocrítica, en las palabras que se dice así mismo que suelen ser muy duras. Este diálogo interior en estas personas es muy limitante, como lo son sus creencias. A veces, el enemigo lo tenemos dentro.

Tanto el proceso de cambiar creencias negativas por positivas, como el proceso de hacer florecer sus logros, como el hacer que ellos mismos analicen la dureza con la que se hablan, son medidas que van encaminadas a subir la autoestima, ya que en el fondo de todo pesimista hay un ser con la autoestima por los suelos, que ni se quiere, ni se valora.

Es un trabajo difícil, pero posible. Las personas no somos rígidas, podemos cambiar.  En esto consiste el coaching, en darnos otras gafas para mirar el mundo y no verlo gris, sino con todos sus colores y todos sus matices.

El pesimista no solo se hace daño a sí mismo, también a los que le rodean. Y si tienes un pesimista a tu lado ayúdale a que confíe en sí mismo, en los demás y en el futuro.

 

Coaching

¿Qué le pasa a mi familia?

Arantza Ríos

Si alguna vez experimentas que prefieres prolongar tu jornada laboral,  antes que regresar a tu casa, con tu familia, párate en seco y reflexiona porque algo no va bien.

Coaching

La envidia que atormenta

La envidia que atormenta al envidioso y al envidiado

Por Victoria Gimeno

Me contaba una coachee, hablándome de su carrera profesional, que en una posición que tuvo hace años en la empresa que trabajaba por aquel entonces,  la promocionaron y ella, a su vez, quiso promocionar a  una de sus compañeras. Su compañera, con gran sorpresa para ella,  no aceptó esta promoción y unos días después hablando con ella, enfurecida le dijo a mi coachee que no era nadie para promocionarla a ella. Mi coachee se quedó perpleja, porque no enenvidia-imagen-mia-jpgtendía su actitud.

Coaching