reengancharse carrera profesional

Cómo rengancharse después de un paro largo en tu carrera

Por Ana Herranz

Hay ocasiones en las que en las que decidimos dar un paro en nuestra carrera, por motivaciones varias. Puede ser porque simplemente decidamos tomar un año sabático para viajar, para estudiar o simplemente para relajarnos, o por otros motivos personales como pueden ser, cuidar de nuestros hijos pequeños o de nuestros padres ancianos.

Carreras
conexiones laborales

No te imaginas cuál es la forma más rápida de encontrar trabajo

Por Ana Herranz

En 1973 el profesor Mark Granovetter publicó un paper titulado “The Strength of Weak Ties” o ”La fuerza de las conexiones débiles” , llegando a la conclusión de que aquellas personas que tenían mucha conexiones “débiles” eran las que más  oportunidades conseguían.

Carreras

Personal Branding, Marca Personal, Reputación Profesional

Por Ana Herranz

Este manido tema del Personal Branding o la Marca Personal.

Hace tiempo que soy escéptica con estos temas de nombre rimbombante, que dan lugar a la aparición de expertos de nuevo cuño, pero que luego no son capaces de explicar de forma clara en qué consiste y sobre todo qué tienes que hacer.

Carreras
Curriculum
preguntas existenciales

RESPUESTAS A PREGUNTAS INCOMODAS EN TU BÚSQUEDA DE TRABAJO: ¿POR QUÉ YA NO ESTÁS EN LA EMPRESA?

Por Ana Herranz

Hay ocasiones en las que hemos salido de la compañía, bien por causas externas a  nuestro rendimiento, como caso de EREs o fusiones, o bien por otras razones no tan fáciles de explicar, como por problemas con el jefe, por ejemplo.

Carreras
Plan B
Follow up

5 Razones por las que pueden despedirte del trabajo

por Ana Herranz

yourfired

El despido es la situación más traumática por la que puede pasar un profesional en la vida laborar y en algunas ocasiones puede suponer un mazazo tal a la autoconfianza que hay gente que necesita ayuda de un experto, como un coach o un psicólogo, para superarlo.

En ocasiones estos despidos se deben a circunstancias externas sin que haya nada que podamos hacer para evitarlo pero en otros casos una correcta actitud nos puede ahorrar disgustos.

Vamos a ver las causas más comunes:

  1. Baja productividad. – Este es el caso más obvio, si resulta que siempre te retrasas en entregar lo que te piden, tienes errores, baja calidad, te distraes, no te fijas, pues inevitablemente vas adquiriendo papeletas. Pero lo peor de todo no es equivocarse, lo peor es no intentar aprender. Es peor un empleado que siempre busca excusas y echa balones fuera que otro, igual algo más lento, pero que intenta aprender y mejorar. Por tanto, cultiva la humildad, aprende y ayuda. A los que van de sobrados no les quiere nadie.
  1. No ser resolutivo.- Hacer lo que te han pedido no es suficiente. Si adoptas esa actitud de yo he hecho lo que me han dicho y no hago nada más, mal asunto. Ojalá fuera así de fácil. En las organizaciones cada día surgen problemas nuevos, cuya manera de resolverlos no está en un manual y hay que buscar una solución, por un lado, e intentar que los errores no se repitan en el futuro. No solo se nos paga por hacer una tarea, se nos paga por pensar también.
  1. Mala relación con el jefe.- Tú puedes ser muy listo pero si le haces la vida imposible a tu jefe no vas por buen camino. Desde el principio, tienes que intentar entender que es lo que espera de tí y cómo, de forma que tengas muy claro lo que tienes que hacer y lo que él considera un trabajo de calidad. Hay veces que solo por falta de comunicación las relaciones se bloquean simplemente porque vamos con ideas preconcebidas de cómo hay que hacer las cosas que no coinciden con las expectativas de la otra persona. También es importante aportar soluciones, hay gente que está siempre criticando todo pero nunca dice como habría que mejorarlo. Si solo vas a quejarte, mejor cállate.
  1. Falta de encaje cultural.- Las organizaciones tienen sus valores, su cultura y su forma de hacer las cosas y pretenden que los empleados encajen con esa cultura. Si tú no encajas, no te pases el día criticándolo, sobre todo porque no es realista, no puedes luchar contra una organización entera. Si acaso, puedes proponer cosas que se te ocurran que puedan ser mejoras, pero siempre como propuestas, nunca como quejas. Y cuando no te gusten cosas como la política, la ética de la empresa, igual tienes que pensar en buscar otro sitio, porque como digo, tú no lo vas a cambiar.
  1. Compras, fusiones, EREs.- Si tu empresa pasa por algún proceso de estos, échate a temblar, porque pasas a ser un número en el Excel y no tienes historia. Todas las horas extras, fines de semana, etc, se han borrado de tu historial. ¿qué puedes hacer en estos casos? Pues te diría que siempre, siempre, hay que trabajar por si esto sucede, ¿cómo? Trabajando día a día en construir una Reputación de profesionales eficaces, responsables y confiables. Eso por un lado, y por otro, creando, manteniendo y alimentando nuestra red de contactos a lo largo de toda nuestra carrera.

Podemos perder el trabajo, pero nuestra reputación y nuestro network solo podemos crearlo y destruirlo nosotros mismos.

Qué cada uno reflexione sobre lo que está haciendo la respecto

Carreras

Cómo probar que eres el candidato perfecto para un trabajo

Por Ana Herranz

persuasion

Conseguir un trabajo o una promoción conlleva siempre un ejercicio de persuasión.

La primera regla de la persuasión es conocer qué es lo que le preocupa a nuestro interlocutor. Si nuestro interlocutor es una persona de Recursos Humanos en una entrevista, para prepararnos bien, vamos a pensar en aquello que está buscando:

  • Una formación para poder realizar el trabajo en cuestión
  • Una experiencia determinada y/o un potencial de aprendizaje que permita el desarrollo posterior en la compañía.
  • Unas competencias necesarias para el desempeño del trabajo, por ejemplo orientación comercial, planificación, negociación, etc.
  • Una motivación que permita al candidato ir más allá de lo que se le pide
  • Una afinidad con la cultura de la empresa para que el candidato no choque con las reglas de la organización

Las especificaciones de los 3 primeros puntos las encontramos en la oferta a la que hemos postulado, no hay que investigar mucho y tenemos que asegurarnos que nuestro interlocutor entiende que somos perfectos. Normalmente siempre habrá algún punto que no cubramos totalmente, pero no pasa nada, mientras cumplamos con el 70% de los requisitos. ¿Qué hacemos para trasmitir que cumplimos con estos requisitos?

Pues hay que usar tácticas para que el mensaje se grabe en el interlocutor. Por ejemplo, ante la primera pregunta de la entrevista de “cuéntame tu trayectoria”, podemos ser un poco originales y decir algo de este estilo: “Permítame que empiece por señalar aquellos hitos de mi carrera de los que estoy especialmente orgulloso: En mi último puesto conseguí a, b y c.”

Y casualmente a, b y c, coinciden con los puntos más importantes que se requieren para el puesto. Por supuesto cada uno tendrá que prepararse el discurso adaptándolo, pero esta es una forma de captar la atención del entrevistador que va a ver en el primer minuto que soy un candidato a valorar y le vamos a predisponer a nuestro favor.

¿Cómo demostramos nuestra motivación? Pues por ejemplo si conocemos los productos, noticias recientes de la empresa de las que podamos hacer mención en la entrevista.

Y por último el tema de la cultura. Normalmente en su web las empresas ponen cuál es su visión y sus valores que reflejan cual es la cultura de la empresa. Esta información nos va a permitir enfatizar como nosotros comulgamos con ellos. Por ejemplo si hablan de responsabilidad social, podemos mencionar actividades sociales en que hayamos participado, como ser voluntario de una ONG.

Es decir, tenemos casi toda la información para crear una historia que persuada a nuestro interlocutor. Solo hay que dedicarle un poquito de tiempo. Las entrevistas suelen ser muy standard, creedme.

Otro día hablaremos de cómo prepararse para las preguntas por competencias.

 

Carreras

No boicotees tu búsqueda de trabajo

Por Ana Herranz

influencia-gente

Cuando alguien busca trabajo, sigue el siguiente proceso:

  • Busca el ultimo CV y añade la experiencia más reciente
  • Actualiza el perfil de linkedin
  • Identifica webs de empleo
  • Empieza a mandar su CV a las ofertas que le aplican

Cuando pasan 3 meses y ve que no obtiene resultado ninguno, se empieza a poner nervioso y se pregunta, ¿será que mi perfil no interesa, ¿será que me falta formación? ¿Será que soy demasiado mayor? ¿Será que soy demasiado joven? En fin….miles de cosas, porque uno no cuadra nunca perfectamente en el perfil, siempre, aún en el mejor de los casos hay un 10-15% que es distinto. Simplemente porque las empresas son distintas. La vida misma

Llegados a este punto, lo que hace la mayoría de la gente es empezar a abrir el abanico, Bueno, pues si no me sale nada de lo mío, voy a probar con otras cosas que no me encajan tanto, o que son para perfiles más junior, pero por si acaso….

Y con el “por si acaso” estamos inundando  webs de empleo con nuestros CVs, que no le sirven de nada al reclutador porque, no nos confundamos, no nos van a llamar para algo en lo que no encajamos.

¿Qué hemos conseguido?

Que las web de empleo se estén convirtiendo más en una herramienta de “employer branding” de la empresa, que un canal de reclutamiento efectivo, porque a ver quién echa horas y horas para bucear entre cientos de CVs. Si acaso el becario de turno.  Nos hemos cargado el canal.

Y como estamos utilizando un canal que no sirve, pues no nos llaman.

Un panorama desolador llamado bucle

Y lo peor no es que no nos llamen, lo peor es que estamos de los nervios y el nivel de ansiedad sube cada día, lo cual también alimenta el bucle.

¿Qué hacemos?

  • No te pases el día delante del ordenador buscando ofertas, sal a la calle.
  • Hazte un plan de networking creando una lista de toda la gente que has conocido a lo largo de tu carrera. Retoma el contacto y sobre todo pregunta: ¿qué tal en tu sector, que tal en tu empresa? Identifica oportunidades hablando con la gente, a la vez que entras de nuevo en su radar y que sepan que estás disponible.
  • Cada vez que hables con una persona, pídele que te presente a otra.
  • Ofrécete para realizar trabajos, estudios, proyectos temporales aunque no sean remunerados. Nunca sabes lo que va a salir de ahí.
  • Busca las ONGs que te interesan y hazte voluntario. Involúcrate, participa, conoce gente nueva.
  • Identifica conferencias, charlas, eventos, del área que te interesa donde puedas conocer gente nueva.

Todas estas actividades te van a ayudar, primero y principal a que estés ocupado y a sentirte útil, y por lo tanto a reducir el nivel de ansiedad. En segundo lugar y no menos despreciable porque muchas oportunidades están ocultas, no están publicadas en ninguna web. Es información que poseen las personas que trabajan en las organizaciones.

Por tanto ¿qué hay que hacer? Estar en contacto con las personas, no con las máquinas.

Carreras